-    Escrito por mlynd

Boda de Avril Lavigne y Deryck Whibley

Avril dejó su lado más punk y rockero, para convertirse en una auténtica princesita. Su boda, se le celebró un sábado de julio del 2006, y fue de lo más tradicional e intima. Cosa con la cual no sorprendió a todos, ya que pensamos en otra boda totalmente distinta para esta chica. Aquí se cumple el refrán donde dice que; las apariencias engañan.

El enlace se celebró en los jardines de una mansión privada en la ciudad costera de Montecito, cerca de Santa Bárbara, California. Sólo la acompañaron 100 invitados, de los cuales no había muchas caras conocidas como actores, cantantes, famosos, etc….allí la arropaban solamente amigos y familiares.

La capilla al aire libre, en el jardin de la mansion, donde se celebraba la ceremonia fue adornada de montones de rosas blancas, al igual que el gran ramo que lució Avril para la ocasión.

La cantante canadiense de 21 años de edad, llevaba un vestido de la diseñadora Vera Wang. El cual está adornado con organza de color marfil, escote palabra de honor y apliques de encaje con abalorios en la falda.

La cantante canadiense y su ya marido, Whibley de 26 años. Comenzarón su relación en el año 2004, donde en julio del 2005 en Italia se comprometieron. Ambos son de Ontario, Canadá, y se conocen desde la infancia y ahora residen en Los Angeles.

La novia cruzó el pasillo adornado de docenas de rosas, cogida del brazo de su padre y padrino al son de la marcha nupcial Mendelsshon. Donde al final del trayecto la esperaba su novio elegantemente vestido con un traje de Hugo Boss y una sonrisa de enamorado de oreja a oreja.

Se les veia a ambos muy ilusionados y felices en ese día tan especial de sus vidas.

Tras la ceremonia la pareja fue recibida por una gran lluvia de pétalos de rosa, y a continuación tanto invitados como los recién casados fueron a celebrar ese día en una gran carpa donde dieron un magnifico banquete, todo adornado con docenas de rosas rojas.

Más tarde la fiesta continuó con unos cóckteles y bailando al son de la música. No sabemos si Avril también contribuyó en el repertorio musical de la fiesta, pero nos imaginamos que ese día era para disfrutar y dejó a un lado su trabajo.

Y colorín colorado esta boda se ha terminado. Les deseo desde aquí, que su felicidad perdure por muchos años, y que el amor cada día sea más intenso, y que no se apague nunca.

BODA AVRIL